Nos últimos días tivemos unha fantástica noticia no nos centro, xa que a nosa exalumna Alejandra recibiu un dos premios extraordinarios ao rendemento académico para o curso 2016/17. por suposto que dende o centro a felicitamos, e ela quixo adicarnos unhas liñas que queremos agora compartir con todos vos:

"En primer lugar hablar de mi experiencia en el colegio. Puedo definirla como muy buena, en parte gracias al ambiente y los profesores, pero sobretodo gracias a mis compañeros. Prácticamente he pasado toda mi vida en el colegio, por lo que conservo todo tipo de recuerdos, pero el balance es positivo. Los mejores momentos para mí fueron las excursiones de Cambados, Santiago, Arriondas y Madrid; todas las celebraciones de Don Bosco y María Auxiliadora; el centro juvenil, en el cual empecé con Andaina y en particular este último curso. He disfutado mucho de este año, ya que al ser el último había que aprovecharlo al máximo y, después de 13 años, logras una confianza y unas amistades difíciles de igualar. Creo que aunque quisiera me sería imposible olvidar los valores aprendidos o las personas que conocí, especialmente a mi grupo más cercano de amigos 'Cheelindrón 47', los cuales me animaron y apoyaron siempre, y los de Catecumenado, tanto de Lugo como de otras ciudades. 
Pero también hubo momentos menos divertidos que requirieron más esfuerzo, entre ellos los que me llevaron a poder realizar este examen y ganar el premio. Los profesores que tuve a lo largo de las distintas etapas realmente me ayudaron mucho, empezando por mi primera profesora en Infatil y terminando por los de la ESO. Aunque de diferentes formas todos me han aportado algo, ayudadándome tanto con sus explicaciones como inculcándome actitudes de trabajo, esfuerzo y superación o despertando intereses en mí. Me gustaría destacar el trato cercano y la preocupación que mostraron conmigo y con el resto de mis compañeros, como alumnos y personas. 
En cuanto a la dificultad en la etapa de la ESO, el curso más complicado para mí fue tercero, aun así fue uno de los mejores en cuanto a relación con los demás. En este curso hubo un salto cualitativo y cuantitativo, en el que tuve que aplicarme más y acostumbrarme a organizarme mejor. Primero también fue un curso de adaptación, al cambiar los profesores, materias y los modos de evaluar y dar clase, así como mezclarnos con nuevos compañeros. Segundo y cuarto, en cambio, fueron como un repaso del año anterior, por lo que me resultaron más llevaderos, y fui conociendo mejor a profesores y afianzando amistades.
Como consejo, no creo que sea la persona más adecuada para ello, ya que cada persona es un mundo, pero opino que cada uno debería valorar lo que tiene y trabajar al máximo para conseguir sus objetivos, con las herramientas que se le facilitan y por supuesto, las capacidades propias. Y como decía un profesor mío "cada cosa a su tiempo y un tiempo para cada cosa".
El comienzo de Bachillerato fue un cambio total para mí, al cambiar de centro, profesores y compañeros, y soy una persona que necesita su tiempo para adaptarse. Claro está, echo de menos el colegio y a su gente, empezando por llegar a clase y no escuchar los 'buenos días', pero no está siendo tan terrible como pensaba. Hay que tomárselo en serio y llevar las cosas al día, trabajando y organizándose muy bien, pero estoy contenta con los profesores y la acogida de los nuevos compañeros. Aún es algo pronto para valorar más, pero no tengo malas expectativas en cuanto a Bachillerato, gracias a la base que llevo del colegio y a que me he dado cuenta de que iniciar una nueva etapa no significa perder lo anterior, sino conservar esos recuerdos, tener la oportunidad de ampliarlos y mantener las verdaderas amistades, pudiendo iniciar otras.

Un saludo,

Alejandra"

 

Desexamos de todo corazón que sigas levando con orgullo a pwertenza á nosa familia Salesiana de Lugo.